Un domingo en el que muchas y muchos celebraron a la Virgen de la Merced

El Padre Luis comparte su agradecimiento a la comunidad por lo vivido en la jornada de ayer:

“El ambiente festivo, marcado por el ritmo de los cantos y la alegría en el rostro-corazón, han hecho de la tarde del domingo una jornada muy especial.
María marca nuestro camino como discipulado. Recorrer las calles es estar junto al q más lo necesita. Recorrer para conocer, conocer para encarnarnos en una realidad q necesita ser amada para ser transformada.
Maria cruzó nuestro río, y recorriendo toda la costa fue cruzando su mirada con muchas personas que estaban aprovechando la linda tarde de sol radiante. Muchos como respuesta la miraban con ternura y le decían gracias con la señal de la cruz trazada en un rostro marcado por la sorpresa y el cariño hacia la Madre.


Qué  emocionante ver los rostros de personas mayores que apoyados en su bastón salían a la puerta de la calle, y con dificultades, elevar la cabeza al encuentro con María. Otros muchos, con una mirada perdida por el peso de los años, pero con la alegría de sentir que algo lindo del pasado se removía en sus entrañas al contemplar la imagen que pasaba frente a sus ventanas, respondían con una suave sonrisa a la presencia de la Virgen.
La entrada a Catedral toda una muestra de amor. Un aplauso sentido marcó el comienzo de la Eucaristía vivida y celebrada. Al finalizar los jóvenes cantando a María mientras compartíamos unas ricas pizzas preparadas por los hermanos de el Albergue “El Buen Samaritano”. Fiesta, Encuentro, alegría, conciencia,.. Algo lindo está creciendo en el corazón del pueblo al ritmo de Jesús, que nos invita a seguirle desde nuestra identificación con la discípula Maria de Nazaret”.