Tras la sesión del NO A LA USINA NUCLEAR: repercusiones

“Hubo momentos tensos, porque el artículo 2 provocó rechazos y cuestionamientos”, comienza diciendo Damián Lazota, uno de los asambleístas del NO a la usina nuclear en la Patagonia, al evaluar la histórica jornada del viernes en la legislatura cuando se aprobó por ley la prohibición de usina nuclear en la provincia.  “Cuando empezamos esta lucha no creíamos que iba a ser tan rápido el logro de la ley, señala. Y recuerda que “Desde un comienzo la participación en las asambleas mostró mucha masividad, lo que mostraba que sin dudas era un tema convocante para la ciudadanía, y la marcha fue muy importante. .. Seguramente la marcha, y también el resultado de las elecciones fueron definitivos para avanzar con la ley”.  Lazota considera que  “el temor por un accidente y la posibilidad de la utilización bélica fueron algunos de los elementos que más contribuyeron a que la ciudadanía rechace la idea de la instalación de una usina.  También la preocupación por el pasivo ambiental que pueden dejar, fue clave en el posicionamiento de la ciudadanía”. Damián confirma que mañana habrá asamblea en la catedral de Viedma, y seguramente se definirá cómo va a ser la marcha en Sierra Grande.  Damián considera que se va seguir con el reclamo para conseguir la derogación del artículo 2. “Vamos por ninguna planta nuclear en la Patagonia”, afirma. Igualmente, la ley ha sido un logro histórico de la ciudadanía,  que vale celebrar, concluye.