Tras el asesinato de Rafael Nahuel: “Marigo no es el juez de la causa, y su actitud fue muy loable”

La persecución al juez Marigo, quien tuvo una actitud loable de ver qué se podía hacer ante una violación flagrante al derecho a la vida, es una muestra de lo que consideran tiene que ser un juez:  custodios de los gobiernos y el ejecutivo, en lugar de ser custodios del derecho a la vida y los derechos de las personas. Marina Shffrin es una de las abogadas que expresó públicmante su apoyo al juez Marigo, cuestionado ante el Consejo de la Magistratura que fue de los primeros en contactarse con otras organizaciones y la comunidad mapuche para comenzar a articular acciones para intervenir en el conflicto. Marigo tiene una muy extensa trayectoria en el camino por los derechos humanos.  Marina dice que los abogados que ahora denuncian a Marigo lo hacen en el marco de una jurisprudencia perimida, vieja. “El derecho del siglo XXI produjo declaraciones y jurisprudencia que ponen el derecho a la vida por encima de cualquier otro derecho de los estados “, señala con claridad.

Lo que hizo Marigo está plenamente enmarcado en la constitución, agrega, y detalla con precisión los artículos donde se fundamenta el accionar del militante de DDHH, ahora juez de trabajo.