Sigue la movilización contra la usina nuclear: “activos hoy para no estar radiactivos mañana”

Ayer hubo una muy participada asamblea. Nos visitan María Ester Norval quien viene en la asamblea viedmense desde el inicio, y relata los pasos que se han venido dando buscando más asesoramiento e intercambio de información, junto con  Pablo Palicio Lada de Chubut  quien  fue el expositor en la jornada de ayer

“Siento que estamos ante un proceso popular y se parece a lo de Gastre con el NO al basurero nuclear y a lo de Esquel con el No a la mina. Fueron inicios similares. La gente no come vidrio. No quiere más cuentos, chinos ahora”, dice en el inicio de la conversación.

“Hubo que aprender muchas cosas…Me reconozco como activista pero valoro mucho el conocimiento popular que ha ido creciendo y se ha ido produndizando” y  describe hechos claros: el desastre provocado por algunos accidentes o los altisimos costos de producción y que va llevando a grandes potencias a ir abandonando la energía nuclear. La matriz energética está mudando en el mundo. La energia eólica está ya en marcha, y la Patagonia tiene un potencial impresionante en esto si se pusieran ahi todos los esfuerzos.  Y se detiene en explicar por qué son falsas algunas expresiones muy difundidas como que la energia eólica es no constante y la nuclear sí lo es, y abunda en detalles sobre la conveniencia de esta energía que sí efectiva y realmente generaría trabajo.

En relación al reactor que se traeria desde China a la usina  en la zona es un reactor de tercera generación, más barato, y que no hay ninguno instalado en el mundo.  “Recién puso la cúpula en su país, todavía no instalado y vendió otro a Pakistán,  y nosotros ya firmamos”, dice.

“No se puede no pensar que hay negociados y corrupción en este tipo de acuerdos”, afirma en un intento por encontrar una respuesta a la locura de esta iniciativa en marcha.

“Quedarse al margen es inmoral porque estamos avalando una decisión que hipoteca el futuro de la población”, dice recordando lo que decíamos cuando nos movíamos en Gastre.

Pablo comenta que “Lo central de mi exposición son los escritos de la propia CNEA en relación  por ejemplo a las minas abandonadas en la primera etapa de explotación minera para extraer lo necesario para llegar en otra etapa a la energía nuclear, y a las otras instalaciones, con muchas deficiencias,  y costos innecesariamente realizados en obras que demoran mucho más de lo previsto.

Señala que “el costo en el cuidado o protección de los residuos nucleares,  es más caro que la producción de la energía”.

En relación a la postura del gobernador Wereltineck dijo claramente que “No sé que le prometieron o dijeron en nación, pero tiene que escuchar a la gente”. Para poder parar “esta locura”, hay que seguir movilizando: activos hoy para  no estar radiactivos mañana, decimos.  Y nuevamente recuerda la experiencia del NO al Repositorio de residuos radiactivos en Gastre, basurero nuclear como se le dice, y el logro que tuvieron desde una población de unos pocos cientos de personas.

María Ester recordó que se siguen realizando encuentros en nuestra ciudad, y que todos los esfuerzos están orientados ahora a organizar la marcha del 9 de agosto. En Viedma el próximo encuentro de la asamblea será el martes a las 16hs. en la catedral.