No hay más excusas: La Corte Suprema ordenó la prisión domiciliaria urgente para Milagro Sala.

Hoy la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) dispuso que se debe cumplir con urgencia la medida provisional dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que el pasado 23 de noviembre estableció que “el Estado debe, de manera inmediata, sustituir la prisión preventiva de la señora Sala por la medida alternativa de arresto domiciliario, que deberá llevarse a cabo en su residencia o lugar donde habitualmente vive, o por cualquier otra medida aún menos restrictiva de sus derechos, tales como, a manera ejemplificativa, una medida de presentación, una tobillera o la retención de su pasaporte, en caso de que aun se estime necesario una medida preventiva a nivel interno para la consecución de fines procesales”. La justicia jujeña no tiene margen para oponerse a esta decisión que debe cumplir de manera inminente.

La resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación fue dispuesta en el marco de dos Recursos Extraordinarios presentados por la defensa de Milagro Sala en relación a la prisión preventiva dictada por los tribunales locales y los fueros parlamentarios. Si bien ambas resoluciones, que tenían desde abril dictámenes favorables por parte de la Procuración General de la Nación, fueron rechazadas por los jueces del máximo órgano de justicia nacional, la Corte, con los votos de Lorenzetti, Highton de Nolasco, Maqueda y Rosatti, “requirió a las autoridades judiciales a cuya disposición está detenida la recurrente para que, con urgencia, se cumpla con la decisión dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos el pasado 23 de noviembre”.

“Es un caso histórico”, aseguró Elizabeth Gómez Alcorta, del equipo de defensa de la diputada del Parlasur. “El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ahora la Corte Suprema de Justicia de la Nación, establecieron, a pesar de la resistencia del poder político de Jujuy y de sus jueces, que Milagro no puede permanecer en prisión. Esperamos que esta vez los magistrados jujeños estén a la altura de la circunstancias y dispongan, como mínimo, el traslado inmediato a su domicilio en el barrio de Cuyaya y sin ninguna de las restricciones ilegales que dispusieron al momento de cumplir parcialmente la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, señalaron desde la defensa.

Por otra parte, Gómez Alcorta recordó que “la Corte IDH determinó que la situación actual de Milagro es de extrema gravedad y urgencia y cabe la posibilidad razonable de que se materialice un daño de carácter irreparable, por lo cual el Estado debe adoptar medidas para garantizar su vida, integridad personal y salud. Para llegar a esta conclusión, el Tribunal hizo un análisis minucioso de toda la información aportada por las diferentes partes, incluida la del Estado y los informes médicos del Poder Judicial, entre otras. El Estado no tiene ya más excusas para dilatar el cumplimiento de esta resolución y que ahora ratificó con este fallo la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

Fuente: Comité por la libertad de Milagro