Los organismos de Derechos Humanos reafirmaron su demanda de “juicio y castigo para los genocidas y la restitución de todos nietos y nietas apropiados” durante la última dictadura cívico militar; reclamaron “una reforma judicial” condenando “el law fare que impulsó el gobierno de Mauricio Macri” y apoyaron la despenalización del aborto.

Lo afirmaron en un documento conmemorativo del 44º aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

“Este 24 de marzo no nos encuentra en Plaza de Mayo como cada año, ni en las demás plazas del país, debido a las medidas de prevención por la emergencia sanitaria para el cuidado de la salud de la población, pero sí hemos generado durante todo este día acciones para sostener la Memoria”, comenzó la lectura de un extenso documento.

El texto fue transmitido por redes sociales, en lugar de la tradicional marcha del 24 de marzo a la Plaza de Mayo, que esta vez no pudo realizarse debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

El texto lleva las firmas de a Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, Liga Argentina por los Derechos Humanos, Centro de Estudios Legales y Sociales, Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Asociación Buena Memoria y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.

Entre los representantes de los organismos que llevaron a cabo la lectura estuvieron la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

También leyeron la proclama Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas; Bella Epstein de Frizman, de la APDH, y Camilo Juárez, de HIJOS Capital.

“Fueron 30.000 personas detenidas-desaparecidas que lucharon por otro país. Reivindicamos todas sus luchas, que formaron parte de la militancia como herramienta de transformación de la realidad en organizaciones del Peronismo Revolucionario, como Montoneros, la FAP, o el movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo; la tradición guevarista del PRT; y las tradiciones socialistas y comunistas: Partido Comunista, Vanguardia Comunista y PCR”, subrayaron.

“Hoy entendemos como indispensable la reforma del Poder Judicial, que garantice la realización de todos los juicios por crímenes de lesa humanidad. La demora es impunidad”, aseguraron.

Sostuvieron que “la impunidad es inaceptable para la sociedad argentina”, como durante “estos cuatro años del Gobierno de Mauricio Macri”.

“Ante las acciones negacionistas, el debilitamiento de las políticas de Estado de Memoria, Verdad y Justicia, y frente al intento de implementar el beneficio del 2×1 a los genocidas. A pesar de la resistencia, desde 2015 se duplicó la cantidad de genocidas libres y han aumentado las prisiones domiciliarias”, observaron sobre la política de derechos humanos de la gestión anterior.

En otro orden, condenaron “la forma actual de intervención de los Estados Unidos en la región es a través del law fare (guerra judicial) que en nuestro país impulsó el gobierno de Mauricio Macri de la Alianza Cambiemos, con parte del Poder Judicial, de la Agencia Federal de Investigaciones ylos medios concentrados de comunicación, que prepararon a la opinión pública para que legitimara el permanente deterioro del Estado de Derecho”.

En ese sentido reclamaron la liberación de “todos los presos políticos que fueron encarcelados durante el gobierno anterior”, y se hizo en la alocución una especial mención a la líder social jujeña Milagro Sala y a los funcionarios de los gobiernos kichneristas que fueron encarcelados.

En ese sentido, se volvió a fustigar la figura de la ex ministra de Seguridad de Cambiemos, Patricia Bullrich, y el rol que tuvo, dijeron los organismos, durante “la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel”.

“Que la violencia machista y patriarcal tengan su punto final. Es también tiempo de escuchar las voces de tantas mujeres que a diario sufren las
consecuencias de prácticas clandestinas de interrupción del embarazo por no poder decidir libremente sobre sus cuerpos”, sostuvieron al fijar una clara postura sobre el aborto.

La lectura culminó con la voz de Taty Almeida repitiendo una consigna histórica que se pronunció en cada una de las marchas por el 24 de marzo: “30 mil detenidos-desaparecidos, presentes, ahora y siempre”.

En tanto, el presidente Alberto Fernández recordó a “los 30.000 que desaparecieron” durante la última dictadura e insistió en que este año el homenaje es “desde casa”, “reclamando exactamente lo mismo: memoria, verdad y justicia”.

Fuente: Télam