Hebe: nos proponen el diálogo mientras nos hambrean y cagan a palos

La marcha número 2046 de las Madres de Plaza de Mayo contó, esta tarde, con una entusiasta participación de cientos de personas que acompañaron el recorrido del pañuelo blanco alrededor de la Pirámide.

Luego, hicieron uso de la palabra el periodista Demetrio Iramain, director de la revista Ni un paso atrás; y Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación.

El primero en hacer uso de la palabra fue Iramain, quien celebró el acompañamiento de los que se habían acercado a marchar junto a las Madres. Además, estuvieron acompañadas por los chicxs que día a día asisten a los comedores del Padre Francisco “Paco” Oliveira en Isla Maciel y que con alegría abrazaron a las Madres: “Madres de la Plaza, la Isla las abraza”, les cantaron. Al término de la marcha, Paco junto a todos lxs chicxs se trasladaron a la sede del IUNMa, en 25 de Mayo 544, donde realizarán una olla popular, codo a codo con los estudiantxs de la universidad, que hace 16 días sostienen una “permanencia pacífica” en rechazo a su intervención.

Luego, Iramain resaltó el valor simbólico de la visita que Hebe de Bonafini realizó ayer a los detenidos tras la brutal represión en la Avenida 9 de Julio. Armados con balas de goma, gases lacrimógenos y carros hidrantes, las fuerzas de seguridad arremetieron contra los manifestantes en plena avenida sin mostrar ningún tipo de pudor ante la gran cantidad de cámaras que transmitieron la represión por “cadena nacional”. Estos medios también fueron cómplices, al legitimar el accionar represivo, justificando la brutalidad policial que perseguía el supuesto objetivo de “liberar los carriles del Metrobus”.

“Si el reclamo es justo y el Gobierno que los golpea es criminal, las Madres saben dónde tienen que estar”, subrayó Demetrio Iramain y destacó la decisión de Hebe de ir a la Comisaría Nº 30, en el barrio porteño de Barracas, a “estar cara a cara con los pibes detenidos”. Para terminar, aseguró que “para recuperar todo lo que nos han sacado en este año y medio” hay que seguir el ejemplo de las Madres de “salir a la calle y poner el cuerpo”.

Por su parte, la Presidenta de la Asociación también se refirió a la represión; a la orden del gobierno, responsable político de la decisión, y al rol de los medios de comunicación: “Las Madres sabemos quiénes son estos tipos, pero siempre nos sorprenden. Están creando un clima muy duro. Los medios fueron creando un clima para reprimir. No reprimen solos, los medios fogonean. Fueron preparando todo, muchos días”.

Hebe justificó los rostros cubiertos de los manifestantes y los palos en actitud defensiva: “Se tapan la cara para que no se sepa quiénes son, porque si no los van a buscar a la casa y los exterminan. Y los palos es lo único que tenemos los pueblos para defendernos. Ellos usan balas, ametralladoras, gases y nosotros palos y nos dicen ‘peligrosos’”, argumento.

“Escucharlo a Larreta hablar de diálogo da vergüenza. Dice que quiere el diálogo y salen con los carros, las balas, nos cagan a palos y después dicen ‘dialoguemos, muchachos’. ¿Cuál es el diálogo? ¿Dialogar con los gases, con los hidrantes, con los milicos parados delante de un grupo de pibes que tiene hambre? ¿De qué diálogo está hablando? Primero los mata de hambre y después los cagan a palos. ¿A dónde está el diálogo?”, fue preguntándose. “Si la gente tuviese qué comer no iría a suplicar frente al Ministerio un Plan de miseria”, completó.

En otro tramo, explicó por qué hubo un par de detenidos que no aparecían: “Los tuvieron dos horas dando vueltas en un móvil para asustarlos. Dos horas que no sabíamos dónde estaban. Es una manera de hacerte desaparecer”.

Sus palabras se dirigieron, también a los dirigentes políticos que no reclamaron la liberación de los detenidos: “Estaban Paula Penacca y Miguel Funes. Había muy poca gente de los que tendrían que haber estado. Los que pelean por estar en una lista, primero tienen que estar muchas veces frente a una comisaría y después pedir eso. Las listas hay que ganarlas, hay que ganar la calle y los barrios”, agregó. “A las Madres no nos importa que sean de Quebracho, de la Tupac, de La Cámpora, de lo que sean: son pibes que no tienen para comer, que necesitan trabajo, casa y comida; no bolsas miserables”, añadió.

“No dejemos a cuatro pibes solos en la comisaria. Los matan y qué hacemos. Ni un pibe más tiene que morir en este país, ya murieron demasiados: nuestros hijos que entregaron su vida y todos los pibes de los barrios que matan todos los días y todos los que se mueren de hambre. El culpable es el gobierno. Y después nos vienen con el ‘diálogo’”, afirmó.

También, expresó: “Que no se hagan los simpáticos diciéndole al pueblo que ellos quieren diálogo y nosotros somos los malos que decimos malas palabras. La única mala palabra es hambre y la crean ellos todos los días”.

Para terminar sostuvo que las Madres van a seguir yendo a donde sea necesario: “Los pibes estaban golpeados, lastimados, muy asustados, muy gaseados. Los que proponen el diálogo nos cagan a palos, nos cagan de hambre; los que proponen el diálogo hacen que un jubilado se pegue un tiro porque no tiene para comer. Tomemos conciencia”.

Por último, pidió un aplauso grande para el Padre Paco y lxs chicxs que lo acompañaban: “Un aplauso grande para toda esta hermosura de nenes que vinieron con el Padre Paco desde la Isla Maciel. Se llama así pero le vamos a tener que poner Isla de Paco. Un besito para cada uno”.