Hebe en la marcha 2055: Santiago está presente en esta plaza y en cada lugar de lucha

Las Madres realizaron, esta tarde, su marcha Nº 2055 en Plaza de Mayo, junto a cientos de personas que las acompañaron con diversas consignas y cánticos en reconocimiento a su histórica lucha que ya lleva más de 40 años.

Bajo el sol agradable de la última tarde agosto, las mujeres del pañuelo blanco dieron dos vueltas alrededor de la Pirámide de Mayo tomando un cartel con la consigna “El poder financiero es terrorista”. Atrás, decenas de militantes portaban fotografías con el rostro de Santiago Maldonado, el joven desaparecido luego de una represión de Gendarmería en una comunidad mapuche.

Luego, en el habitual espacio de La Hormiguita Colorada, hicieron uso de la palabra el periodista Demetrio Iramain, director de la revista ¡Ni un paso atrás!; su colega y locutor Mario Giorgi, conductor del programa “Llega el día” en Radio del Plata; y la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini.

Iramain se refirió al abrazo del lunes en la Casa de las Madres, en el cual una multitud expresó su apoyo y solidaridad, además de repudiar las amenazas para desalojar a las Madres de su histórica sede. También hizo mención a la victoria de Cristina Fernández de Kirchner en las PASO, luego de que así lo confirmara el escrutinio definitivo.

Por su parte, Mario Giorgi comenzó exigiendo “¿Dónde está Santiago Maldonado?”, una pregunta que el pueblo argentino realiza al Estado nacional hace ya treinta días. Así, la histórica Plaza de Mayo se fundió en un respetuoso abrazo de lucha y acompañamiento a lxs familiares y amigxs de Santiago.

Luego, se refirió a la campaña que iniciaron los medios oficialistas en desprestigio a la labor de los docentes que durante sus clases decidieron tratar la desaparición de Santiago Maldonado. Las operaciones de prensa fueron avaladas con la palabra de varios funcionarios de Cambiemos. Primero, una diputada nacional que, de forma cínica, preguntó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, “qué es lo que está haciendo el Gobierno para terminar con la radicalización de los jóvenes”, y después, el agravio de una concejal de Pehuajó, que puso en duda la seriedad de los reclamos de quienes piden la aparición de Santiago. Mario Giorgi comparó esta situación a la vivida a principios de la década del ‘70 mientras cursaba la escuela secundaria en La Plata. “El enemigo no está solo en la Casa de Gobierno. También está en el Plan Cóndor mediático que se ha instalado en América Latina donde los grandes medios censuran”.

El periodista también criticó el plan económico que ejerce el Gobierno macrista: “Un país para ricos, con mucha gente afuera”, calificó y aseguró que las medidas implementadas desde Casa Rosada son para “disciplinar” al pueblo.

Luego, hizo un reconocimiento a la lucha que las Madres iniciaron hace 40 años y aseguró que han “transferido” su legado a aquellos sectores que han visto sus derechos avasallados. Acto seguido  lamentó la situación que vive el país hace diecinueve meses y graficó: “Cambiemos es la marcha atrás. Vamos para atrás desde el momento en que calificaron de ‘curro’ a los derechos humanos y menospreciaron la cantidad de universidades”. “Este camino nos lleva a correr grandes riesgos”, advirtió.

Giorgi pidió “transitar juntos el camino de la unidad ciudadana” en las elecciones legislativas de octubre y exigió al Gobierno nacional, al gobierno de la provincia de Jujuy y a la Justicia “la libertad a Milagro Sala”. Frente a esta cuestión, el periodista denunció el “cerco militarizado” ordenado por Gerardo Morales alrededor de la casa dónde fue trasladada Milagro, presa política de la gestión Cambiemos.

“Son el camino y la fuente de energía”,  destacó Mario Giorgi la labor realizada por las Madres día a día en las calles, poniendo el cuerpo en cualquier sitio donde haya que luchar. “Sigamos su ejemplo, no bajemos los brazos”, finalizó el periodista.

En tanto, Hebe de Bonafini comenzó refiriéndose a Santiago Maldonado: “Sabemos dónde está: está aquí, en esta Plaza, en cada Plaza, donde se lucha, donde se grita, donde se pide, en los trabajadores desocupados. Lo amamos, lo queremos y lo integramos a nuestra lucha”.

También dedicó unas palabras a la situación de Milagro Sala, a quien esta tarde se le otorgó la prisión domiciliaria, aunque con serias restricciones: “Ningún represor, ningún asesino ni torturador está en las condiciones de Milagro. Milagro es inocente porque todavía no le han comprobado nada. A los represores que les dan domiciliaria, van al teatro, van a comer y nadie los controla. A Milagro le pusieron un camión lleno de gendarmes, dos pulseras, iluminación especial y prohibiciones de visitas. No es lo mismo”.

En otro tramo, defendió a los mapuches, estigmatizados por el gobierno y los medios hegemónicos: “Cuando dicen que los mapuches son terroristas, mienten. Hace años y años que los conocemos. Años y años que monseñor De Nevares tenía que acompañarlos para que nos les peguen. Defienden su tierra y todavía se las quieren sacar. Santiago defendía eso”.

La Presidenta de la Asociación también aludió a los ataques contra las Madres: “Estamos pasando un momento difícil, pero por un lado hay mucha alegría porque ha venido tanta gente, tantos compañeros, tantos sindicatos y tantos trabajadores a ayudarnos. El abrazo del otro día fue una maravilla, con un compromiso político muy grande. ¡No pasaran! y ¡No pasarán! Esta mañana, los compañeros de Italia mandaron una cantidad enorme de firmas de legisladores, también de Alemania y de Suecia”.

“Estamos preparando para el sábado 16 de septiembre, un recuerdo a lo que fue la primera asamblea de las Madres, 40 años atrás. No teníamos dónde reunirnos y en una casa no podía haber más de cuatro, cinco personas, así que organizamos una reunión con las Madres de La Plata, de Berisso, de Ensenada y de Buenos Aires, con la locura que me ha caracterizado, dije por qué no vamos al Parque Pereyra. Hice una recorrida y fuimos al Parque, en el Camino General Belgrano, parada El Palenque. Llevamos un tablón y dos caballetes arriba del colectivo. Fuimos con banquitos, llevábamos de todo con la excusa de que despedíamos a María Adela (Antokoletz), que se jubilaba. Así que fuimos algunas desde Buenos Aires y otras de La Plata”, contó. En ese sentido, agregó: “En ese mismo lugar, el 16 de septiembre, vamos a recordarlo. Ésta vez no va a hacer sólo la reunión de las Madres. Ahí decidimos formar grupos, cómo íbamos a hacer para sostener la lucha. Después de unos minutos vimos, a dos cuadras, dos autos sin patente. Nosotros creíamos que estábamos ocultas. Pero fue muy hermoso, un día para no olvidar, de un coraje muy grande”. “También, en octubre, vamos a ir a Lujan, a recordar la primera vez que usamos el pañuelo”, completó.

Por último, afirmó: “Seguimos trabajando. No nos quedamos quietas. No nos van a parar, no nos vamos a cansar y no los vamos a dejar pasar. ¡No pasaran! tiene que ser una realidad, el grito de la Plaza, el grito del pueblo”.

 Prensa Madres