El “interés superior del niño” y la “voluntad procreacional” centrales en la resolución de la jueza Dumpé que autoriza un caso de “vientre sustituto”

La titular del juzgado de familia siete de Viedma, María Laura Dumpé autoriza la implantaciòn de embriones en el vientre de una mujer, amiga de un matrimonio de dos varones, entendiendo que esa Técnica de reproducción asistida, con una serie de recomendaciones permitirá a  esa pareja ejercer el derecho a constituir una familia, y atenderá al interés superior del niño en el que se reconoce a la familia como grupo fundamental de la sociedad y medio natural de crecimiento”, garantizándoles la “debida protección legal, conocer a sus padres y ser cuidado por ellos”. Se  trata del primer caso en el país en que se autoriza la transferencia embrionaria al vientre sustituto, antes de iniciar el tratamiento. Si bien la maternidad subrogada no figura en el Nuevo Código Civil, la jueza entiende que se trata de una Técnica de Reproducción Humana  Asistida,  a la que le cabe el principio de legalidad, que hace referencia a que todo lo que no está prohibido, está permitido”. María Laura Dumpé estableció que la mujer que dispone su vientre para la gestación “es sólo portante, sin vinculación genética”, y descartó el “concepto de explotación de la madre sustituta” ya que el objetivo de la gestante es totalmente altruista sin que exista una finalidad económica. AMPLIAREMOS