Radio Encuentro FM 103.9

Jueves 26 de Septiembre del 2019 - Noticias

Aporte a la VERDAD y la JUSTICIA: de Viedma a hacer MEMORIA en la megacausa de Campo de Mayo

Silvia Liaudat y Eduardo Caram militan en nuestra ciudad en organizaciones de DDHH.  Hace pocos días declararon como testigos en  la Megacausa de Campo de mayo, un juicio de lesa humanidad que se está desarrollando actualmente y que reúne tramos y situaciones tremendas de lo vivido por muchas y muchos durante la última dictadura. La dictadura los golpeó como a otras jóvenes y jóvenes con deseos de construir una sociedad mejor.  La provincia de Río Negro fue el lugar que eligieron para rearmar su familia tras los padecimientos. La esperanza, la fe en la vida por sobre la muerte impregna el relato de “los Caram” esta mañana en Cómo viene la mano.

Silvia y Eduardo, agosto 2015, presentación libro sobre Orlando Yorio, del que son compiladores

Con precisión ayudan a recordar y tomar conciencia de la monstruosidad del  espacio de Campo de mayo por el que pasaron unos cinco mil detenidos desaparecidos en cuatro centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, y hay muy pocos sobrevivientes.  Silvia y Eduardo declararon en una de las causas en las que se investiga la desaparición de un grupo de estudiantes secundarios,  desaparecido, en Vicente López y que estuvieron junto con ellos en ese centro.  Varios amigos de esos jóvenes  se conformaron  como grupo y se presentaron como querellantes.  Silvia y Eduardo fueron testigos de la presencia de esos adolescentes, desaparecidos el 23 de octubre del 76, que siguen desaparecidos,  en el centro clandestino. En la entrevista hay un muy detallado aporte sobre ese grupo de adolescentes,  los que desaparecieron, quienes se fueron del país, quien se mudó a Cipolletti y de ahí fue desaparecida un año después, y muchos datos más de  historias que vale recuperar.  Mencionan dos películas sobre estos hechos: “ 23 de octubre” sobre este grupo de estudiantes de Vicente López, y “Una carta de Leticia”.

En un tramo de la entrevista, Silvia y Eduardo celebran la continuidad de los juicios a los genocidas, que aunque tardíos, llegan. Y una vez más comparten que la fuerza de lo que viven se alimenta en la fe cristiana y en la presencia milagrosa de quienes no están. “Después de declarar hay un alivio sanador por ser fieles a los compañeros”, afirman. “Poder hacer memoria nos pone en un lugar de mucho compromiso”, señalan  cuando evalúan lo vivido ahora, recordando lo padecido cuando tenían  “19 años y estaba embarazada” dice Silvia-  , y “yo 24”, suma Eduardo.

Silvia y Eduardo en Marcha Noche de los lápices, 2919

Sobre el final de la entrevista realizada por Abner Lobos se sumó Néstor Busso y se revalorizó una vez más la necesidad de continuar con los juicios y de encontrar la verdad de situaciones aún no resueltas: medio tarde, pero los responsables van a estar, cierra Silvia.

La entrevista ofreció una oportunidad de agradecer el aporte de las y los sobrevivientes que tantos años después ayudan a hacer visible la verdad.

ENTREVISTA COMPLETA

COMPARTIR

Más Noticias