Marcha NO nuclear en Sierra Grande: “Salir a caminar y poner el cuerpo y la cara en nuestra ciudad es un acto de valentía”

Por suerte fue un día bárbaro, el tiempo nos acompañó y pudimos hacer la marcha a pesar de las trabas que se pusieron desde el municipio. La manifestación fue una fiesta, -dice Gustavo Cifuentes, uno de los referentes de la movida anti nuclear en Sierra Grande-, pese a las presiones del municipio para complicar su realización. Y relata las exigencias de cobrar un seguro, o el hecho de que sólo una vez pudieron salir al aire en la radio municipal como modos de mostrar los intentos de desalentar el reclamo organizado: Salir a caminar y poner el cuerpo y la cara en nuestra ciudad es un acto de valentía, afirma.

El intendente sigue con su sueño de una planta en esa ciudad. Frente al deliberante, la marcha hizo una parada y dió lectura a una ordenanza no nuclear del año 96 cuando el actual intendente era quien presidia el cuerpo.

En el marco de la jornada de movilización, y a instancias de los asambleístas de Viedma se formó el MAR, movimiento antinuclear rionegrino. Habrá que seguir con más fuerza con el reclamo, señala Gustavo, porque después de las elecciones habrá nuevos intentos de instalar una planta nuclear

Gustavo subraya que la marcha antinuclerar se enmarca en el  era “POR LA VIDA”, por defender la vida, y de ahí el sentido de hacer una parada frente a la gendarmería reclamando por la aparición con vida de Santiago Maldonado.  También destaca  la recorrida pro los murales y el encuentro con los artistas locales como modos festivos de celebrar la vida .

ENTREVISTA COMPLETA